VOL. 2  TODO CABE  EN UN JUEGO SI LO SABES ACOMODAR

 

Tema de Cántaro (1:47)

(J.L. González, H. Peniche, L. Gedovius  y L. Negrete)

 

Cuando se te ocurra ver un avestruz que toca el violín,

platicar con elefantes o saltar con un chapulín,

ponte muy atento y ya verás:

todo cabe en un juego si lo sabes acomodar.

 

Cuando se te ocurra que puedes volar y el cielo alcanzar

o conocer lugares mágicos donde jugarás,

canta con nosotros, éste es el lugar

donde tú podrás soñar, mil cosas harás...

 

¡Todo cabe en un juego si lo sabes acomodar!

 

 

La Rana Brincona (2:45)

(Lorena  Gedovius)

 

Una ranita brincona se mudó al techo de mi casa.

Salta que salta con ganas, yo nunca sé lo que le pasa.

 

Y brinca por aquí, y brinca por allá,

la rana, mi vecina, no deja descansar.

Y brinca por aquí, y brinca por allá,

el techo de mi casa, siento que se cae.

 

En las mañanas, la rana baja y se apropia de mi tina,

luego salpica la cama y moja toda la cocina.

 

Nadando por aquí, nadando por allá,

me moja las paredes y moja mi sofá.

Nadando por aquí, nadando por allá,

la rana nada y nada, y  yo me voy a ahogar.

 

Siempre en las tardes, la rana ¡canta tan desafinada!

Yo, para no regañarla, canto con ella en la ventana.

Cantamos por aquí, cantamos por allá,

brincamos y nadamos, ¡caramba qué caray!

Cantamos por aquí, cantamos por allá,

la rana, mi vecina, es mi amiga ya.

 

 

Gusanito de Seda (2:08)

(Lorena Gedovius)

 

Soy un gusanito peludo y panzón,

tranquilo y contento camino hacia el sol.

Muy pronto me voy a poner a tejer

mi linda pijama de seda.

 

Gusanito, gusanito, con la seda que haces tan veloz,

téjeme unos calcetines porque tengo mucha tos.

 

Mis hojitas de mora ven a comer,

para que sano puedas crecer.

Después tu capullo tejerás para por fin volar.

 

Teje, teje tu capullo, calientito te vas a dormir.

Ya después, cual mariposa, tú podrás lucir.

 

 

Érase una Viejecita (2:12)

(Popular)

 

Érase una viejecita sin nadita qué comer,

sino carnes, frutas, dulces, tortas, huevos, pan y pez.

Siempre tuvo chocolate, leche, vino, té y café,

y la pobre no encontraba qué comer ni qué beber.

 

Apetito nunca tuvo si acababa de comer,

ni gozó salud cumplida cuando no se hallaba bien.

 

Se murió de mal de arrugas, más encorvada que un seis

y jamás volvió a quejarse ni de hambre, ni de sed.

 

 

Las Esdrújulas (2:36)

(L: Gilda Rincón, M: Valentín Rincón)

 

Son las esdrújulas simpáticas y fáciles,

para aprendértelas cantándolas lo harás,

porque diciéndolas con un poco de música,

acomodándose, al ritmo van de un vals.

 

Escúchalas, son rítmicas, son dóciles, versátiles.

Anímate, apréndelas y luego me dirás:

cuando es tónica la antepenúltima,

voces esdrújulas se formarán.

Siempre recuérdalo,  que en esta sílaba,

acento gráfico deben llevar.

 

Voces infantiles: Lorena González Gedovius;  Adriana Ornelas

Herrera;  Elva, Ana Laura y Hernando Peniche Montfort.

 

 

Canción para  Ser Feliz (2:37)

(Leticia  Negrete)

 

Ser feliz es darte cuenta de que puedes caminar,

que tus manos acarician y no sólo saben contar.

 

Es hacer mil travesuras con la imaginación,

es ponerle a cada cosa el sabor de la ilusión.

 

Es hacer mil travesuras con la imaginación,

y es también, de vez en cuando, inventar una canción.

 

El secreto está aquí adentro y se llama corazón,

y se da de marometas cuando escucha mi canción.

 

Resbálate en el arcoíris y baila con una flor,

pregúntale a las estrellas quién tan lindas las pintó.

 

 

El Ranchito de Pacual (2:48)

(Popular)

 

Arre caballito, a galopar, corre muy contento sin cesar.

Vamos al ranchito de Pascual,

mis tres hermanitos, mi papá y mamá.

 

En el rancho, tú te encontrarás muchos

caballitos con quien platicar,

uno negro, uno bayo, uno pinto, uno blanco,

que es el que me gusta mucho más.

 

 

Para que el Sol... (1:31)

(Leticia Negrete)

 

Para que el sol empiece a girar

y que nos lluevan rayitos de luz,

que los colores de todos los peces

formen rehiletes en el mar azul.

 

Haremos castillos de arena que nadie podrá destruir,

y barcos voladores que, algres como flores,

sorprendan a las nubes y nos hagan reír.

Que Pase el Rey (0:48)

(Tradicional)

 

Que pase el rey, que ha de pasar,

que el hijo del conde se ha de quedar.

 

Mi rey mi soberano, me inclino a vuestros pies.

 

 

Los Veinte Ratones (1:54)

(Popular)

 

Arriba y abajo por los callejones,

pasa una ratita con 20 ratones,

unos sin orejas y otros orejones,

unos sin ojitos y otros muy ojones.

 

Lara lalá...

 

Arriba y abajo por los callejones,

pasa una ratita con 20 ratones,

unos sin chipito y otros muy chipones,

unos sin bigotes y otros bigotones.

 

Lara lalá...

 

Arriba y abajo por los callejones,

pasa una ratita con 20 ratones,

unos sin patitas y otros muy patones,

unos sin colita y otros muy colones.

 

Lara lalá...

 

 

El  Año Nuevo (2:19)

(L. Gedovius, H. Peniche, J.L. González Romero)

 

Es casi media noche, yo ya me voy,

ya llevo mis maletas, yo ya me voy.

Yo soy el Año Viejo, yo ya me voy,

mañana no trabajo, yo ya me voy.

 

Te dejo mil sonrisas, un libro y una flor,

el cuento que contamos, el ritmo del tambor,

los sustos, los enojos, burbujas de jabón,

las fotos, los amigos,

te dejo una canción.

 

Toc toc toc...  ¿Quién?

 

Es más de media noche, yo ya llegué,

ya traje mis maletas, yo ya llegué.

Yo soy el Año Nuevo, yo ya llegué,

comienza mi trabajo, yo ya llegué.

 

Te traigo mil sonrisas, más libros y otra flor,

te traigo nuevos cuentos, te traigo un nuevo son.

Un mundo de aventuras, un árbol de ilusión,

te traigo más amigos, te traigo una canción.

 

Te dejo mil sonrisas, yo ya me voy.

Te traigo nuevos cuentos, yo ya llegué.

El cuento que contamos, yo ya me voy.

Te traigo más amigos, yo ya llegué.

 

Es casi media noche, yo ya me voy.

Ya traje mis maletas, yo ya llegué.

Yo soy el Año Viejo, yo ya me voy.

Yo soy el Año Nuevo, yo ya llegué.

 

Voz infantil:  Gabriel González Gedovius

Percusiones:   Juan Luis González Gedvoius

 

 

Canción para Arreglar un Desorden  (1:29)

(Leticia Negrete)

 

Siempre que haya todo un desorden

o que sea mucho lo que hay que arreglar,

aunque te dé rabia o una gran flojera,

el mayor problema siempre es empezar.

El trabajo es como un juego, todos tienen que ayudar

pues resulta divertido si lo aprenden a jugar.

 

Respira hondo y observa todo, sonríe un poco y a trabajar.

 

Y cuando hayas terminado y esté todo reluciente,

piensa que, seguramente, lo vas a volver a hacer.

 

Respira hondo y observa todo, sonríe un poco y listo está.

 

 

Juan Paco Pedro de la Mar (1:29)

(Popular)

 

Juan Paco Pedro de la Mar,

es mi nombre así,

y cuando yo me voy me dicen al pasar

Juan Paco Pedro de la Mar.